21 de diciembre de 2017

Star Wars: Imperial Assault



Muy buenas, seres humanos de exquisito gusto para la lectura.
Pues aquí otra vez, y esta vez usando la estrategia de captación de audiencia de atresmedia: aprovechando el estreno de algún pepinazo en el cine os cuelo algo que tenga que ver.
Ahora cuando acabe pondré las etiquetas de "Star Wars", "Jedi", "VIII",... para pillar a incautos.
Ya sé que no estamos ante uno de los últimos lanzamientos, pero también es cierto que con el reciente lanzamiento de la app, algunos hemos vuelto a sacar a mesa esta cajita.
Para consultar cualquier dato del juego, el enlace os llevará a la BGG.

Debo reconocer que soy un fan, pero muy fan, de la saga y todo lo que lo rodea, hasta el punto que me gustan todas las películas. Si me pillas con el día tonto a veces hasta le veo la gracia  a Jar-Jar, con lo que ya sabes que debes coger ésto con pinzas.

Hablando del juego propiamente dicho estamos ante un dungeon con temática SW, como lo demuestra que sus genes vienen del Descent. Y tanto es así, que jugando el modo campaña, me gusta hacerlo con descubrimiento progresivo de losetas, de modo que los héroes sólo ven la loseta en la que están y las que haya al otro lado de puertas abiertas.

Para los que desconozcan el juego (si es que hay alguno), estamos ante un clásico de un máster contra uno o varios héroes (3 o 4 héroes mínimo, según mi gusto). El máster se encarga del imperio, con mucho más músculo en cuanto a minis y reposición, y los héroes son la rebelión, y tendrán cada uno de los bandos que cumplir unos objetivos. Según avanza la campaña, el resultado de cada escenario modifica los escenarios futuros. Además dispone de un modo escaramuza con formación de bandos por un sistema de puntos que se enfrentan cara a cara en un escenario concreto. Así que podríamos decir que es jugable a 2, a 4 y a 5 jugadores de manera óptima.

Como juego me ha gustado mucho, a pesar de mi enorme afición a los euros, en cualquiera de las dos modalidades de juego, y me parece que tiene mucho potencial.

Pero para leer cosas bonitas hay muchos otros blogs, e incluso abuelas.

Empezaré por el reglamento. Tiene dos partes, una para empezar a jugar pronto y otra con todas las aclaraciones. En teoría sólo necesitas la parte resumida para empezar, pero no es verdad. Con el "aprende a jugar" se te quedan un montón de lagunas que empiezan a aparecer en cuanto empiezas a jugar, ya que se dan situaciones que necesitan explicaciones más detalladas. Incluso con las "reglas avanzadas" hay situaciones difíciles de solucionar.

Los componentes no están nada mal, como es de esperar en un juego de más de 80€, pero metidos en una caja enorme, muy enorme, mucho enorme, y que, como ya habréis imaginado, lleva aire para generar atmósfera en Marte. Pero es todo previsión, amigos, ya que el juego es un sacacuartos de los que hacen época, y te han dejado hueco para algunas expansiones. Que esperabais si Disney compra la gallina de los huevos de oro. De entrada en la caja básica van unas cuantas minis, pero también faltan muchas que se sacaron a modo de blister como la primera oleada, con lo que el precio del juego completo va subiendo euros. Y si, me podéis decir que se puede jugar sin esas minis, pero entonces el modo escaramuza se queda muy corto de escenarios, y que además, si me compro un juego de minis es para jugar con minis, no para mezclar plástico y cartón.
Así que, contad que si lo queréis todo, el desembolso es considerable. No llega al precio de un piso, pero si el de una plaza de garaje, por poneros en contexto. Contad que cada cierto tiempo sacan expansiones de caja grande, acompañadas de blisters de minis que no incluyen en esas cajas, y no son baratas.

Como ya habréis podido deducir tiene mucha interacción. Lo esperable en un juego temático por otro lado. El modo campaña es un enfrentamiento directo entre los dos bandos, y en el que los héroes, además, deben coordinarse muy bien para que no les barra el imperio. Y el modo escaramuza es un face to face, lo que en castellano es una rifa de hostias de toda la vida. Así que abstenerse picajosos, rencorosos y similares. Aquí hemos venido a zurrarnos la banana, y si no tienes sentido del humor, haberte quedado en tu pueblo.

A nivel de mecánica el juego se basa en Descent, un sistema más que probado y testeado, y por lo tanto con pocas fisuras. Una de las principales pegas es que durante la campaña, jugándola como dicen las reglas, la campaña la gana el que gana la última partida, lo que hace que en muchos casos, el jugador imperial juegue pensando en esa última partida reservando la chicha, y haciendo casi imposible ganarle. Pero gente, que jugamos para divertirnos, y eso se arregla de muchas maneras. La primera que el jugador imperial no sea un sieso y que juegue a divertirse e intentar ganar cada partida, y la que más me gusta es asignando un sistema de puntos por escenario ganado y que gane la campaña el que acumule más puntos. 
Por lo demás es una mecánica clásica: muevo y ataco/interacciono, y a otro turno. Dicho así parece muy aburrido, y es verdad. Como no te metas en la historia, la mecánica es de un monótono que apasiona. Una hemorragia de diversión. 
Otra pega importante a nivel de mecánica es que, en el modo campaña, la necesidad de cooperación de los héroes puede generar el autoascenso de uno de los jugadores al rango de "general haced lo que yo os diga que no tenéis ni p*** idea de como jugar a ésto", lo que puede llevar al aburrimiento del resto de rebeldes.
Y para terminar con la mecánica, pues lo que es una pega para unos y no lo es para otros: los cubos del caos, también llamados dados. El componente de azar es brutal, y es el que resuelve los combates. Eso genera situaciones de ataques brutales repelidos por un mindundi, lo que puede desesperar a unos, pero que otros califican como "la épica del combate". Que queréis que os diga, yo prefiero tener algo más de control, pero que lo sepáis.

Otro punto a tener en cuenta es la duración de la partida. Si hablamos de modo escaramuza pues es asumible, pero el modo campaña son más de 10 partidas en el básico, que además mola jugarlas más o menos seguidas. Eso supone o dejar la mesa montada (ideal para no tener que estar guardando todas las minis, cartas, counters y losetas) o dedicarle un buen rato al setup inicial, que por otro lado requiere de un considerable espacio. Lo más aburrido es la búsqueda de las losetas del escenario, la verdad, y en general se me hace bastante pesado de preparar. Luego hay escenarios más largos y otros que se ventilan en un plis porque uno de los bandos barre al otro.

Y poco más os puedo contar, que bastante me he enrollado para una reseña de vuelta al mundillo.
Sólo la recomendación de siempre, intentad probarlo antes de pillarlo, y más al precio que está.
No quiero terminar sin comentar las buenas primeras impresiones que me ha generado la app. Es mejorable, si, pero le da nueva vida a la inversión.

No os cortéis en decir lo que queráis.

Ciao.

No hay comentarios:

Publicar un comentario