6 de julio de 2012

MAGIC THE GATHERING

 
Buenas a todos. Lo primero, decir que la imagen inicial es de camisetas-frikis.com, y me parece acorde a lo que todo aquel que no haya jugado piensa de Magic.
Estamos ante el juego, si, el juego. Es el único juego que sigo con más o menos dedicación desde el año 94, y el que para mi, es el mejor juego para 2 personas que se ha inventado. No quiere decir que sea perfecto, pero sus imperfecciones son más por las circunstancias que lo rodean que por el juego en si. Y es el juego porque, ante la pregunta que algunos se hacen de si algo de lo que jugamos trascenderá en la historia, esta es la respuesta. Un juego que ha creado escuela, que ha inventado conceptos y que es capaz de, empezando en el mundo underground, llegar al gran público, más que clásicos como Carcassonne o Catán.
No se puede hablar de edición que dispongo, ya que tengo cartas desde la tercera hasta la que saliera el año pasado, en español, inglés, francés, chino o japonés e italiano. Globalización lo llaman.

Resumen: Magic es un enfrentamiento entre magos, que extraen energía de la tierra para poder invocar criaturas, lanzar hechizos y generar artefactos, con la única idea de cascarle al otro mago 20 puntos de daño, o 10 contadores de veneno, o dejarle sin cartas que robar de su biblioteca.
Y esto, que aunque es bastante abstracto cuando juegas, tiene más tema y transfondo de lo que muchos imaginas, se desarrolla a través de unas sencillas reglas, que luego las cartas y sus interacciones se encargan de enrevesar a veces a límites insospechados.
Básicamente en tu turno sólo puedes robar una carta, bajar una tierra para poder extraer más energía, invocar o lanzar hechizos mientras te llegue la energía (maná en el juego), y con las criaturas que tengas en el campo de batalla, atacar al enemigo, que puede defenderse con sus criaturas o no. Así de fácil. La cosa se complica cuando entran en escena habilidades permanentes o disparadas de artefactos y criaturas, encantamientos que modifican el juego, y hechizos instantáneos que puedes usar en el turno del oponente, creando cadenas de efectos que resolver.
Precio/Componentes: Magic es un juego caro. Es la verdad. No tanto como la gente piensa o como se ha extendido, ya que es un juego caro muy expansionado, y el problema viene cuando no se sabe donde parar de comprar. En general es caro porque un mazo de 60 cartas te cuesta 13 euros o así, y un sobre de 15 cartas unos 4 euros. Es decir, está en el rango de los juegos de cartas caros.
No te venden aire, eso es verdad. La caja de un mazo trae el espacio justo de las cartas y un resumen de reglas. Y es que no hay sobreproducción, al revés, ya que en muchas ocasiones se necesitan contadores que te venden aparte, o marcadores de puntos que también venden, o fundas, o cajas para mazos, o tapetes de juego..... pero no son más que accesorios prescindibles, ya que con cuentas de los chinos y papel y lápiz no necesitas más.
Componentes: La calidad de los únicos componentes, las cartas, me parece muy buena, la verdad. Son cartas gruesas, que aguantan mucha caña incluso sin enfundar, aunque la verdad es que es raro ver cartas sin fundas. Lo malo, el cambio de borde blanco a borde negro que se hizo hace muchos años, y que hizo que visualmente ganaran las ilustraciones, pero que las marcas de mezclar se notaran más en las cartas, haciendo casi obligatorio enfundar, y más con un juego donde un cartoncito alcanza cifras considerables en la venta de segunda mano.
Número de jugadores: Es un juego concebido para dos, y ese es el formato normal. Pero claro, hay veces que se juntan más, y la imaginación de la gente inventa como jugar varios. Y así hay reglas más o menos oficiales para jugar grupos casi infinitos, con la paciencia suficiente por los entreturnos, y oficiales para jugar en equipos de 2 o 3 contra 1, entre otras. Pero no nos engañemos, es un juego de dos, y como mucho de 4, ya que con más se puede hacer eterno (he jugado partidas de 3 horas de 9 personas a la vez, y aunque te lo pasas bien, las esperas son horribles)
Reglamento: Este es uno de los puntos negros del juego, ya que el reglamento lleva más versiones y actualizaciones que Windows. Desde los orígenes el juego no ha cambiado en lo esencial, con lo que puedes pegarte años sin jugar y en 30 minutos actualizarte, pero ha habido modificaciones de ciertos aspectos de juego que eran algo confusos, y aclaraciones oficiales a ciertos matices que tenían una interpretación distinta según con quien jugaras.
Lo que más han modificado son habilidades de criaturas, que han aparecido y desaparecido, o que han cambiado de nombre, y que son las que más te pueden liar. Antes los mazos llevaban incluido un libretillo con las reglas. Ahora llevan un resumen, y las reglas generales las descargas de la página de Wizards.
Además, sigue teniendo puntos confusos en la resolución de cadenas de hechizos + efectos, y conceptos muy poco intuitivos para un neófito.
Interacción:  Toda y más. Si buscas algo sin mucho roce, de ir montando tu chiringuito y tal, pues coge otro juego. En este juego debes atacar, putear, bloquear, destruir, anular... y todas esas cosas bonitas que se hacen dos jugadores por puro placer cuando no hay miedo al enfrentamiento. 
Quizás el nivel de interacción sea excesivo para cierta gente, y he oído comentarios de gente que no ha vuelto a jugar porque les destrozaban los que había montado. Eso es Magic, así que hay que saber a lo que jugamos para evitar disgustos.
Mecánica: Este es un juego donde sacarle las pegas a la mecánica del juego en si, en crudo sin considerar otros factores, es muy difícil.
La mecánica básica es la que explicaba al inicio, muy sencilla, con lo que casi no hay pegas en ella. Las pegas vienen después.
de la propia mecánica se puede destacar el factor de azar existente al robar tus cartas de la mano de una biblioteca bocabajo y mezclada. Si, hay azar. Pero Magic es un juego que empieza en la construcción de tu mazo, o así lo entiendo yo, pues no concibo la gente que juega con un mazo que alguien ha diseñado y él sólo ha comprado tal cual. Magic es disponer de una pequeña colección con la que prepararte un mazo, buscar combos, estrategias, y donde la confección de este mazo, contando con ese azar, es la piedra angular del juego. Considerado así, el azar que ambos jugadores tienes, es más determinante cuanto peor has diseñado tu mazo, con lo que se convierte en un fallo de diseño. Es cierto que aún así este azar está, y puede ser determinante, pues este juego puede decidirse en u turno, pero en un número de casos muy limitado.
Las pegas más grandes del juego vienen, en mi modo de verlo, de la política de expansiones de la casa. Está claro que hay muchos formatos de juego, oficiales que limitan las colecciones a emplear según el formato, y extraoficiales como los cube draft o el pauper como sistemas de juego más cerrados y económicos. Pero el problema viene en el juego entre amigos, fuera de los torneos, cuando cada uno juega con lo que tiene, y donde el que más pasta se ha dejado, ante un formato sin limitaciones, tiene más posibilidades de ganar. Y esto se debe a dos cosas: por un lado la existencia de expansiones más desequilibrantes que otras para ciertos colores de mazo, provocando la aparición de combos brutales que finiquitan la partida en 2 minutos. Y por otro lado el aumento de poder de las cartas según avanzan las ediciones, unido a la pérdida de identidad original de los colores de mazo, que hacen que cartas más nuevas tengan habilidades mejoradas que cartas anteriores, y que sellos distintivos de cada color (contrahechizos, terror, daño directo, etc) aparezcan en ediciones recientes en todos los colores, lo que bajo mi punto de vista, desvirtúa lo que para mi era una génesis prometedora de este juego.
La última gran pega, hilada con la anterior, es que Magic mueve millones. Es una granja de avestruces de los huevos de oro, y no van a dejar de sacar expansiones cada pocos meses, con cartas cada vez más tochas, con combos cada vez más salvajes, y eso hace que, o estás muy centrado y sabes lo que quieres, o caigas en una vorágine de compras. Porque claro, del grupo de juego nadie gasta demás, pero un día alguien se compra un par de pepinazos, con los que siempre gana, y hace que los demás hagan lo mismo para equilibrar sus mazos y..... ya sabéis el final, Lehman Brothers, unos adictos a Magic los jodíos.
Duración: Muy ajustada, aunque depende del número de jugadores, de los mazos que jueguen y de su nivel. en general, una partida a dos es media hora. Pero claro, dos jugadores expertos, con mazos azules de control se pueden pegar 1 hora sin dejar que el otro haga nada. Orgía de diversión lo llaman ellos.
Jugando varios, los entreturnos son más largos, pero en los duelos suelen ser cortos, aunque hay que decirlo, este es un juego de mucho AP, y con razón. Un error entre jugadores de nivel similar puede ser fácil que te deje sin posibilidades, así que se piensa muy mucho antes de jugar,  eso relentiza, claro.
Preparación y transcurso: Inexistente, casi. Cada uno coge su mazo, lo barajea, lo da a cortar y empieza el duelo. Sólo hace falta un trozo de papel para llevar la cuenta de las vidas y listo.
Durante la partida no hay nada que manejar, salvo tus propias cartas,  el espacio en mesa, en general, suele ser moderado. Perfecto para jugar en bares, salvo si juegas contra mazos de bichejos y contadores que necesitas una mesa de comedor de 8 comensales, y un taburete para tus cartas. Hemorragia de bichos lo llaman.
Curva de aprendizaje: Alta, si quieres ser competitivo. La mecánica del juego es muy sencilla, algo así como saber mover las fichas de ajedrez, pero de ahí a controlar va un trecho. Estamos ante un juego de muchos matices en las interacciones, de analizar y decidir la mejor jugada con detenimiento, de encontrar combos, de ponderar los ataques, de esos aspectos que, sin considerar la construcción de mazos, hacen que este juego tenga una enorme riqueza táctica y estratégica, y que por lo tanto sea muy difícil dominar.
Prueba de ello es que el nivel de los jugadores es muy determinante, más incluso que el de sus mazos. Pero eso sí, es muy gratificante cuando empiezas a medio controlar el juego, a ver sus posibilidades. Que esta dificultad no os eche para atrás.
Expansiones: Lo siento, pero ni blogger me da tanto espacio ni a mi me sobran tantos meses. Sólo diré que hay a espuertas, y que el nivel entre ellas es muy dispar, habiéndose publicado auténticas chufas mezcladas con canela en rama.
Idioma: Magic es un juego dependiente del idioma, y mucho, pues las habilidades de cada carta están descritas en la propia carta, y hay que entenderlas con todos sus matices, que aunque no son muy complicados, hay que entenderlos. Afortunadamente se publica todo en español, con lo que no hay pega para jugar. Además, las cartas en inglés, se entienden con bastante facilidad una vez que llevas algo de práctica (¡para cuándo se homologará en las escuelas de idiomas el inglés nivel Magic!)

Y esto es todo por hoy.
Estas últimas partidas que llevo jugadas me han vuelto a despertar las ganas de Magic, y es algo cíclico que me pasa cada ciertos años, lo cual no me ocurre con ninguna otra afición que haya aparcado. Para mi eso es síntoma de algo... ¡Soy un puto enfermo!

Nos leemos.



 
 

21 comentarios:

  1. No te hacía yo a ti tan enganchado de las Magic!

    Yo también tuve mi época, en el instituto, pero por desgracia estudiaba en un colegio de pijorros, y no podía mantener el ritmo de compra, así me quede con mi macito penco mientras la peña se dejaba el sueldo en cartas, así que al tiempo le perdí el vicio.

    Yo creo que es un muy buen juego para 2, para tener unos cuantos mazos sin gastarte demasiado y olvidarte del coleccionismo, que es lo que creo que pierde al juego.

    En lo que si te tengo que dar la razón es en el inglés; yo he aprendido más inglés a base de Magic y juegos de mesa que en 10 años de colegio/instituto.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar.
      Si es que tanta expansión tan seguida hace que sea económicamente inviable estar al día, y en cuanto alguien se rezaga los demás le pasan por encima, desvirtuando el juego y haciendo que tenga la mala fama que gasta.
      Lo de tener varios mazos es una idea buena que he intentado que sea como lo llevan mis sobrinos, y mientras no jugaban con mas gente en el instituto pues no se dejaban el dinero y lo pasábamos bien

      Eliminar
  2. A mi me paso lo mismo que a Lethan, cuando empece a jugar de los 5 que empezamos, 3 tenían un capital infinito y los que teníamos un bolsillo humilde no podíamos hacer frente a las burradas que nos sacaban a la mesa, por esa razón dejamos dejé de jugar...y hasta el momento no me arrepiento. Aunque hay por ahí algunos mazos baratos que tienen muy buena pinta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por venir.
      Ese es el tipo de mala experiencia que te hacen dejar el juego. Pero igual te digo, que una vez pasado el tiempo, y ya con la cabeza mas centrada, mola pillarse unos mazos de esos preparados y tenerlos para echar unas partidejas con la pareja.

      Eliminar
  3. Pues yo jugué a las Magic allá por los años que citas. Empecé teniendo cartas en ingles e italiano, nunca olvidaré cartas como mi Draghetto del Fuocco, cuyo texto recitaba entero de memoria (en italiano obviamente), y cómo me costó conseguir algunas cartas, mi añorado Dragón Shivano, o mi Aves del Paraíso, o el Regrowth (de 3ª edición). Míticas las Arabian Night, y las Antiquity. Jugué años. La última expansión que recuerdo haber vivido fue la de Tempestad.
    Y tienes razón, como juego, es condenadamente bueno. Yo me acuerdo en mis tiempos de insti, los recreos eran un show. Los colegas en las gradas sólo pensando en cómo mejorar nuestros mazos. Todo el día leyendo la Urza y fantaseando con combos. Lamentablemente, yo creo que separar la comercialidad de la calidad, no se puede. O yo no puedo.
    Me tiré años confeccionando un mazo, para que dps, un niñato recién metido en el mundillo con la paguilla semanal te pegase una paliza descomunal con las nuevas criaturas de la ostia. ¿Eso es cuidar al jugador veterano? Y sé lo que me dirás y me dicen todos los que han seguido jugando todos estos años. Sí, que se hagan mazos cerrados, que siii, que es buena opción, pero para mí ya no es lo mismo. "Ponerle puertas al campo" es un verdadero rollazo, aunque lo más rollazo y denigrante es que quieran que el campo no deje de crecer. La decepción ya me la llevé. De hecho, lúdicamente hablando, Magic y su comercialidad ha sido la mayor decepción de mi vida.
    Suelo comparar la asquerosa comercialidad y el trato al jugador veterano con el final de Lost y todos los que hemos seguido dicha serie. Te tiras años viéndola, y cnd ves el final, y cómo acaba, sientes como si el guionista hubiese llamado a tu puerta, la abres, y te escupe en la cara y se va (y se va descojonándose de tu careto mancillado).

    Juer cómo me enrollo. No obstante, buena entrada! y me alegra de veras saber que hay gente que ha estado disfrutando ininterrumpidamente de Magic todos estos años. Y que os dure!

    P.D: Por cierto, sabes dónde puedo vender cartas? tanto mi mazo, como el de mi hermano (lleno de cartas de 3ª edición) lo vendería enterito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar.
      Un poco eso que comentas es lo que ha pasado a mucha gente. Es cierto que limitar de forma artificial el juego, ponerle puertas al campo, es una cosa algo antinatural, pero es la única manera de poder disfrutar de este juegazo sin llegar a quemarte. A veces hace falta un mal menor para evitar el mayor.

      Tienes mi Mail, así que si tienes un rato mándame un listado de cartas y lo que quieres por cada mazo y te los intento vender por aquí. Si no, siempre te quedan las páginas de internet dedicadas a estas cosas, como magic market y similares.

      Eliminar
  4. Yo, lúdicamente hablando, lo que más descataría (con pena) sería la pérdida de identidad de los colores, allá por la 3a edición aún se conservaba esa distinción tan chula de colorinchos, el número de cartas no era tan abrumadora, y se podía jugar con mucha gente no-pro con barajas de "andar por casa".
    Un placer leer el artículo, como siempre.

    PC: sí, a mi tb me has abierto las ganas de echar otra partidita después de tanto tiempo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por escribir.
      Yo opino que la identidad de colores y el numero contenido de cartas duro algo mas que la tercera edición, en parte porque las ediciones de Legend y Antiquies eran tan prohibitivas que casi ni las considerabas.
      Yo siempre he jugado y juego a negro rojo, h el día que pille un hechizo negro que era un contra hechizo de criaturas supe que esto no tenía vuelta atrás. O cartas azules de daño directo. Un sin dios.

      Eliminar
  5. No he tenido juventud....

    La primera vez que jugué a las magic fue hace .... 1 mes? En un empeño de Farko de que jugara.

    Hace un par de años también lo intento y ahí se quedo, en un bonito intento.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar.
      No es que no hayáis tenido juventud, es que sois tan jóvenes que todavía no habéis empezado. XD
      En serio, para jugar dos esta muy bien, aunque es cuestión de gustos. Además, si juegas siempre con tu pareja, te pillas un par de mazos, y un par de sobres para variarlos un poco, y tienes juego para años.

      Eliminar
  6. Doy gracias a dios de haber dejado esa droga después del ciclo de mirriodin, una autentica pasta.

    Me ha hecho gracias lo de las expansiones xD, ni blogger tiene tanto, que ruina

    Un saludo

    Pd: viva los zombis y el negro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por escribir.

      Te equivocas, esta droga no se deja, se aplaza. Porque seguro que no fuiste a desintoxicarte con metadona ni nada, con lo que es como un virus, que esta ahí, latente, y el día menos pensado, zas. Y de que te das cuenta estas jugando al 7 wonders y giras las cartas de soldados para atacar.

      ¿Me llevo unos mazos a la casa y te pico un rato? ;)

      Eliminar
    2. NO :S, no quiero volver a probarlo!!!!

      Eliminar
  7. Buena reseña!!
    Yo juego desde 4 ª edición, y he tenido varios parones de 2 años cada uno y al final siempre acabo cayendo de nuevo.
    Eso sí, me gasto poco dinero. Solo voy a las presentaciones, que son muy divertidas ( 23 € cada 3 meses) y con esas cartas voy ampliando mi colección, aparte que voy vendiendo las que no quiero por MagicCardMarket, y con la pasta que consigo, me compro otras que si me gustan.
    Una recomendación para los que les gusta el magic, pero no quieren dejarse el sueldo...
    Haceros un Cube Draft de 720 cartas todo con Proxis (cartas imprimidas, que yo las he hecho en una imprenta, con una calidad excelente) las meteis en fundas con una carta real de magic atrás ( vale cualquier carta, es solo para coger forma) y os sale todo en unos 80 €.
    Vale para hacer drafts ( que es el formato más divertido de Magic) o para hacerse mazos con tu pareja.

    Porcierto Kikaytete, os meto en mi blogroll. Igual me animo a meter una entrada en mi blog sobre esto del cube draft casero, que es una pasada, y cuelgo fotos. Www.collepeza.blogspot.com.es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte.
      Veo que llevas una trayectoria muy parecida a la mía, pues empezamos casi a la vez y con parones.
      Yo en mi caso me gasto unos mazos en Navidad que hacemos un torneo entre sobrinos y hermanos, y nos cambiamos las cartas en el momento, así que por poco voy actualizando la colección. Yo también me voy a pasar a un formato nuevo, al pauper, y si me animo me haré un cube.

      Eliminar
  8. Joooder que recuerdos, yo también me pasé 4 años jugando a tope donde todo el rato era pensando en las cartas, en combos, mazos nuevos. Mas o menos desde los 12 hasta los 16 estuve a piñón. Una vez en un torneo importante me clasifiqué para jugar en Valencia la Juniors series (tendría 15 años) pero mis padres no me dejaron ir (que rabia!) y a partir de ahí se me quitaron un poco las ganas de seguir jugando. Fue una etapa muy bonita de mi vida. Lo malo era lo de las expansiones y cambios de formato, aun así podia llevarlo hacia delante pero ya llegó un momento en el que los "mayores" a los que yo llamaba por esa época se gstaban el sueldo en las mejores cartas y contra eso ya no podia luchar siendo un simple crío.

    Dejé el juego a nivel de torneos pero seguiamos jugando en casa hasta que decidir vender algunas cosas e invertí el dinero en juegos de mesa.
    Por cierto jugaba agro verde-rojo, lo que venia siendo la gruul vamos aunque pasé por mazo de elfos, combos, affinity, control, puntos directos, stompy... todavia conservo estos mazos y tres archivadores llenos de cartas a los que le tengo mucho cariño.

    Un saludo y muy buena entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por venir.
      Lo tuyo es ya de nivel, porque participar en torneos y quedar bien es de nivelazo.

      Los mazos de rojo verde eran de los que menos me gustaban para jugarlo porque tenían pocas voladoras, y sin embargo cuando era para enfrentar,e a ellos la verdad es que penaba n rato.

      Eliminar
  9. que recuerdos,yo me pase toda mi infancia cuando estaban los moxes black lotus,ancestral recall timetwister etc...
    aun guardo un par de mazos con tierras dobles y pepinacos de legends y 3º edicion jejejeje

    ResponderEliminar
  10. No sé porque no ha salido mi comentario anterior!!!! El caso es que este es un juego que no me llama nada la atención y después de leer tu reseña, que por cierto me he reido un montón, menos todavía. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Magic es el 2 juego de mesa más jugado del mundo, 9 millones de jugadores "federados" y cada año vende más que el anterior. ¿Es caro? pues dependiendo de lo profundo que quieras indagar en el. Hay cartas que valen solo un céntimo, bueno, LA GRAN MAYORIA!. SI quieres jugar a nivel competitivo es normal que cueste jugar muchos €'s. Pero a no ser que quieras jugar torneos de alta competición no requiere una inversión muy alta. Existen productos Magic que como el Deck's Building que por muy poca inversión es posible crearse multitud de barajas para ti y tus amigos. Otra manera de hacerse con un pool de cartas gratuito es pasarse por una tienda y decir que te quieres hacer el carnet DCI y te regalan una baraja por la cara.
    Los complementos como los contadores o los tokens son sustituibles por cualquier chapa de cocacola.
    Lo único que te hace falta es un boli y un papel para apuntar las vidas.
    Magic es un juego muy profundo.
    Hace años que gestiono varias webs sobre el tema y sigo enganchado a el como el primer día.

    ResponderEliminar
  12. yo tengo el tema del presupuesto más o menos controlado gracias a un principio "mágic es un juego más de la colección" el juego es muy bueno, pero no va a reemplazar a otros títulos que también son buenos el lo suyo (dixit, carcassonne, resistencia, etc.) y claro, si pienso en la categoría "juego para jugar con mi novia" este es sin duda el primero en la lista, pero para que
    conserve su puesto debe estar equilibrado, y por eso nos pusimos de acuerdo en gastar exactamente lo mismo y no toparnos con los colores (yo tengo un mazo verde azul, y ella un rojo blanco) de esta forma nos limitamos a comprar unos sobres muy ocasionalmente, yo me quedo con las cartas de mi color y ella las de su color, vendemos las negras y compramos otros juegos, así tenemos mágic para rato y el dinero se nos va en otras cosas

    ResponderEliminar