7 de junio de 2012

ASCENSION: CHRONICLE OF THE GODSLAYER


 Hola a todos.
Esta semana vamos a analizar la versión de tablero del que ha sido mi gran pique electrónico desde hace un mes, y que, por qué no decirlo, ha sido una de las sorpresas en cuanto a juego, y una de las mayores decepciones al tenerlo físicamente. Me explicaré más adelante.
La versión que tengo es el básico y primera expansión autojugable editados por Gary Games en perfecto inglés.

Resumen: Se supone que somos una especie de caballeros cruzados que luchan contra una horda de monstruos, mandados por un bicho enorme, y que, a base de reclutar héroes y construir artilugios, vamos ganando honor para ser los más fashion de la región, y así fardar delante de los demás enseñando nuestras cicatrices. Visto así parece un temático, pero es un deck building, y como casi todos, pues un tanto abstracto, y tras varias partidas sólo ves los valores de las cartas, sin fijarte ni en los nombres.
Muy al estilo de Dominion, se trata de ir haciéndote tu mazo, consiguiendo cosas que interactúen entre sí y eliminando lo antes posible la morralla inicial. La diferencia mayor es que en nuestro turno tenemos una adquisición de héroes/artilugios y batalla contra monstruos, sin más limitación de ambas que tus valores de compra y ataque. Y esta adquisición/batalla se realiza no sobre un montón de mazos prefijados, sino sobre un fila de 6 cartas que se reponen inmediatamente.
Precio/Componentes:  Pues es que es para fliparlo. El juego te sale como por unos 30 y tantos, que es un Dominion o similares, pero sólo lleva unas 200 cartas (casi todas diferentes, eso si), con lo que es caro. Pero es que te trae unas mega gemas de cristal para contar los puntos de honor que ganas (sobreproducido a tope), y un pedazo de tablero enorme, gordo y terminado como si fuera a llevar batalla, cuando resulta que no hace ni falta. Yo, tras probarlo en app, pensaba que el juego vendría en caja mediana porque suponía que no llevaba tablero, y la caja es un ataúd con coche incorporado. Es, con mucho, la mayor sobreproducción innecesaria que he visto nunca, sólo para justificar el precio.
El inserto que lleva, no sirve para nada, pues en cuanto enfundas las cartas, y como en todo deck building es obligatorio, ya no caben en los huecos. Además, hay un par de huecos con una especie de ranuras que supongo que las colocan para ordenar las cartas, pero que son un alarde de estudio y diseño como no se ha logrado desde el Sputnik. De verdad que podría estar horas sacando fallos. Que mente calenturienta dijo: "hoy lo peto, voy a realizar un empaquetado del juego que se van a quedar tiesos. Soy un puto crack"
Resumiendo, que el juego es muy caro, ya que por componentes necesarios sería un juego de 20 € en caja tamaño ciudadelas.
Componentes: Exageraos, ya lo he dicho, así que a nivel de calidad hay poco que objetar. Las cartas son de tamaño Magic, con lo que una cosa buena tienes, y es que por poca pasta las enfundas. Son bastante gordas, y con un buen satinado, aunque para mi gusto excesivo, ya que sin fundas tienen muchos reflejos. 
La peor parte es que la primera ampliación no tiene el mismo nivel de brillo en las cartas, así que si juegas con los dos juegos mezclados se nota. Otro alarde de diseño.
Las ilustraciones tienen algo raro, así como el texto de las cartas, y es que da la impresión de que son ilustraciones de un tamaño menor que se han ampliado, dejando una sensación de pixelizado, que aunque no es tal, resultan extrañas a la vista. Lo que si queda muy claro es la información importante de cada carta, no todo va a ser malo.
Número de jugadores: Sólo con el juego básico se pueden jugar de 2 a 4. Si le añades la expansión primera, que es autojugable, se pueden jugar de 1 a 6, ya que esta expansión es de 1 a 2 jugadores. En realidad, lo único que te hace falta para jugar 6 con el básico son las cartas iniciales de dos jugadores más.
La cosa de todo esto, es que, al igual que otros DBG, los turnos de un jugador pueden ser muy cortos si no roba cartas especiales, o muy largos si se lía a combinar cartas, por lo que jugando 4 o más, los entreturnos pueden ser mortales. En cuanto a la experiencia de juego, pues es exactamente la misma de 2 a 6 jugadores, ya que es un multisolitario, y por lo tanto no se resiente de cuantos juguéis. No he probado la versión solitario, así que no comento.
Dicho todo esto, para mi es un juego a dos.
Reglamento: Pues muy escueto y claro, ya que el juego no tiene complejidad. Al igual que el juego está sobredimensionado, incluyendo ilustraciones y aclaraciones, con la clara intención de captar a no jugones. 
Interacción: Diremos que algo más que Dominion, pero sólo porque en la mecánica de este, cuando uno consigue o derrota una carta del centro se sustituye por otra, con lo que puede que hagas un poco más la púa a alguien, pero es más como un mal no buscado, ya que realmente juegas sin pensar casi en los demás.
Si que es cierto que debes tener un poco de control de qué van consiguiendo el resto, para aprovechar las cartas que permiten eliminar cartas del centro en putear un poco. Y si, hay alguna carta que te permite fastidiar directamente a los demás (robar cartas, obligarles a descartarse, descartar artilugios que hayan montado...), pero vamos, que no te gustará si buscas interacción directa o media.
Mecánica: Todo lo bueno y malo de este tipo de juegos, más un poco de malo.
Por un lado es una mecánica que te centra en tu juego, pasando enormemente de lo que hacen el resto, disminuyendo la sensación de juego social.
Por otro lado, tiene mucho azar, ya que las cartas que tienes disponibles en la mano se roban al azar, por lo que es un juego de adaptación a tu mano y lo que hay en mesa, sin permitir casi nada de planificación. Si puedes intentar alguna estrategia, pero puede que no lo consigas si no tienes suerte con tener en la mano lo que necesitas cuando la carta está en el centro.
En este juego, en concreto, el azar es mucho más acusado, ya que las posibilidades del centro de la mesa son sólo seis, y se sacan al azar, con lo que es posible que haya varios turnos donde sólo salgan monstruos y a ti no te salgan en la mano, o no hayas adquirido, cartas para derrotarlos, y al revés, que hayas centrado tu estrategia en matar bichos y te pegues un chorro de turnos sin que te salga ninguno para derrotar. Este aspecto en concreto es uno de los más flojos del juego, y que se puede convertir en una mala experiencia, haciendo el juego mucho menos controlable que otros del estilo, ya que no te permite ninguna planificación.
Por otro lado, tenemos que en el juego hay dos estrategias claras para conseguir muchos puntos, y son, derrotar a todo bicho que se menee, o intentar hacerte con los artilugios de tipo Mechana. Puedes jugar a una mezcla, cogerte héroes Lifebound y pillar muchos puntejos sueltos, pero como un jugador vaya a una de esas dos,  las cosas se le pongan de cara, lo mejor es que tu vayas a la otra y a ti se te pongan mejor. Dicho así puede parecer que el juego está roto, y aunque creo que un poco si, el alto factor de azar, que te impide asegurarte que cualquiera de ellas puedas hacerla con total seguridad, hace que no sea tan claro, con lo que al final, dependiendo de los primeros turnos, tomas una dirección u otra.
El último punto que menos me gusta son las partidas con más de dos, sobre todo con cuatro o más, ya que las cartas del centro de la mesa cambian totalmente, incluyendo el juego un factor Kaos enorme, que hace que directamente puedas desconectar hasta que te vuelva a tocar. Admito que resulta hasta divertido en pequeñas dosis, pero muy pequeñas, que conste.
Duración: Variable, muy variable. La condición de final de victoria la marca el número de puntos de honor que consigáis, ya que según el número de jugadores se colocan X para ir cogiendo, como en el Race for the Galaxy, con lo que depende del número de jugadores habrá más o menos.
Pero lo que realmente marca la duración es las estrategias de los jugadores, ya que estos puntos que he mencionado se consiguen al matar monstruos y con pocas cartas más, por lo que si nadie se dedica a matar bichejos, o simplemente salen con cuentagotas al ruedo, pues la partida se hace más larga. De todas formas, estamos hablando de entre 20 minutos y 45 minutos, con lo que es llevadero. 
Ya he mencionado lo de los entreturnos así que no me repetiré. Lo que si quiero aclarar es que no es un juego muy dado al AP, ya que las opciones del centro son sólo 6, con lo que no hay mucho que pensar.
Preparación y transcurso: Se prepara muy rápido, ya que al no tener que sacar mazos comunes, y salir todas las cartas de un montón barajado, pues eso acelera el comienzo. Así que cada uno coge su mano inicial, separas los puntos de honor según los que juguéis, y despliegas el tablero. Esto es lo único que retrasa un poco el inicio, ya que debes solicitar al ayuntamiento la licencia por ocupación de vía pública y conseguir la grúa, pero con un poco de planificación va rodado, ya que ahora la construcción está parada.
Durante la partida no hay más que reponer las cartas del centro según se adquieran o derroten, y se recoge igual de fácil que se monta, previa licencia de demolición, claro.
Curva de aprendizaje: Muy baja, pues las interacciones entre las cartas son más obvias que en otros juegos de construcción de mazos, por lo que con un conocimiento de las cartas y algo de suerte, la primera partida puede resultar bastante entretenida. Para mi es de los más asequibles para enseñar a novatos, lo que lo hace perfecto como iniciador de este mecánica.
Expansiones: Tiene que yo sepa dos, más cartas promocionales que pululan por ahí, y me imagino que mientras se venda, pues irán sacando sin mucho problema. Como todo esto va en gustos, y aunque yo no soy mucho de coleccionar expansiones, en este caso recomiendo la primera, la de Return of he Fallen, pero sólo esa. Sólo esa, sin ni siquiera el juego básico. Y es que esta primera expansión es autojugable, de uno a dos jugadores, lo que para mi es su número, incluye todo lo necesario para jugar sin tablero, lo que demuestra lo necesario que es en el básico, y por poco más de 20 euros tienes un juego muy apañao, y aún así es caro, que no trae tantas cartas. Lo mejor, la caja es como un tercio de la otra, que si no fuera por el tablero ya estaba todo en esa (aún estoy pensando si tirar el tablero y quedarme la caja de la expansión).
Idioma: Pues en perfecto inglés las instrucciones, aunque las del básico están colgadas en la red. Las cartas tienen texto, aunque muy básico, de nivel Magic. Además, un compañero se ha currado pegatinas para las cartas del básico traducidas al idioma de Los Planetas, pero mejor vocalizadas.

Pues hasta aquí llego hoy. Debo reconocer que el juego me gusta, pero porque hay pocos que, con esta mecánica, no me gusten en mayor o menor medida, pero no le llega ni al ombligo al Resident Evil.
Aún así es divertido, y la versión app es adictiva, porque e evitas el engorro de barajar y demás, con lo que las partidas son muy fluidas. Además, si no lo han cambiado, el básico estaba por 0,79 €. Una ganga señora, por este precio la que no lleva bragas es porque no quiere.

Nos vemos, por lo menos con unos cuantos en breve ;)


19 comentarios:

  1. Me encantan tus reseñas tío. De entre todas las que pululan por la red, las de tu blog son las que más me interesan. Tienes una cosa buenísima que yo mismo aplico a mis propias reseñas pero que no se ve mucho, y es que sabes decir lo bueno y lo malo. Aunque parece de perogrullo, en realidad no lo es tanto pues ves todo tipo de reseñas donde lees cosas magníficas y luego terminan con un resumen final donde les dan un raquítico 6, y entonces te planteas si te han estado engañando o qué ha ocurrido. Tú pones el juego en su sitio, si es un juegazo pero caro de narices, o los componentes son un mojón, lo dices y fuera. Enhorabuena compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por escribir, y muchas gracias por los piropos. Uno de estos cada 2 meses yte dan ganas de seguir otro año mas.

      Eliminar
  2. Yo estuve meditando si cogerlo o no, pero al final me decanté por seguir con el Dominion, lo veo más controlable y más "juego", en este no acabo de ver la interacción de quitarle la carta x al otro para que aparezca otra más, y juego mucho más automático que en el primero, pero tb puede ser pq al probarlo únicamente en PC no acabo de ver la "partida a vista de pájaro" no sé, no sé.
    Lo que no quita que no me haya viciado en ratos tontos al de ordenador, lo recomiendo al que la quiera probar que se busque la versión que hay por ahí hecha en java (juraría q la saqué de la BGG), para jugar contra la/s máquina/s

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar.
      A mi me gusta este mas que el Dominion, a pesar de que veo el Dominion mas juego, mas terminado, en especial si en lugar del básico es el Intriga.
      Pero este tiene un no se que que me gusta mas, ya que para deck building mas serio prefiero el Resident Evil.

      Eliminar
  3. Yo tengo la version electronica, y he jugado muchos Dominion en version cartones, y para mi esta clarisimo:

    a 2 jugadores, Ascension (aunque prefiero mezclar las dos expansiones y dejar fuera el base)
    a 3 y 4, Dominion (sobre todo Intriga + cualquier expansion pequeña)

    Ambos mejoran en version electronica, aunque la app no oficial de Dominion sea muy cutre, funciona muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar, anónimo. Un placer que el autor del Lazarillo se pase por mi blog.

      Coincido contigo en lo que comentas por el numero de jugados, y es verdad que aunque el Dominion app es futre, come su función, y encima es gratis.

      Eliminar
  4. Este juego lo estuve mirando mucho cuando quise comprar otro Deck Building, pero al final me decidí por el Nightfall. Por lo que comentas... creo que me hice con el que quería. Buenísima reseña!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por venir.
      La verdad es que yo también estuve tentado por ese Nightfall, pero no tenía oportunidad de probar ninguno, así que no me decidía. Pero entonces fue cuando rebajaron la app de ascension, y al probarlo me convenció. Pero vamos, que me gustaría catar el Nightfall, seguro.

      Eliminar
  5. Muy buena reseña! He leído mucho sobre este juego, porque se habla bastante de él, pero parece que no es para tanto. Una pena que los DBG se parezcan tanto entre ellos y que solo cambien algún detalle. También es una pena que sea un multisolitario, ya que juegas con más gente, que sea un juego con interacción

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar.
      A mi el juego me gusta, pero lo veo inferior al RE que probamos el otro día, con lo que te puedes hacer una idea. De todas formas, y si te apetece probarlo, el próximo día me lo llevo y así te engañas por tu propio ojal.

      Eliminar
  6. Gran reseña!

    A este y al Nightfall les tengo ganasúltimamente, pero estoy comprando menos juegos, así que por el momento no he caído.

    Aún así, aviso: QUIERO jugarlo ;D

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar.
      Pues ya sabes, si en alguna ocasión coincidimos (guiño) intentare llevármelo y así lo puedes probar. Pero claro, solo si alguna vez por ahí, coincidimos (guiño -guiño)

      Eliminar
  7. A mí la verdad es que no me atrae nada. El tema, si me llega a pillar en época rolero quizá me hubiese motivao, pero ahora me echa pa´atrás.
    No obstante lo cataría gustoso si tengo ocasión.
    Genial análisis, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por escribir.
      A es por el tema, no hay problema, ya que da igual que te pille en un momento rolero como de criador de boquerones en vinagre ( no es fácil, que he probado y no se reproducen con facilidad. Requieren un botellín helado y una cama de patatas fritas).
      Pero que es cuestión de que si tienes oportunidad (guiño - guiño) lo pruebes, y ya esta.

      Eliminar
  8. No se porque pero estoy algo cansado de los Deck Building, no es mi tipo de juego favorito, yo creo que el Dominion me ha saturado :(.

    Como comentas, seguro que las partidas en la versión electrónica tienen que caer como churro y luego te encuentras con la sorpresa en la versión física :P

    Un saludito ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte.
      Dice que no sabe porque. Pues porque desde Dominion han salido mas juegos con esta mecánica que de colocación de trabajadores, y eso es decir mucho, así que a poco que no sea de tus favoritas, pues te tiene que cansar.
      Esta mecánica se invento para jugar en consola o similar, para quitarte los de barajar, aunque con ello se pierde gran parte del encanto de jugar.

      Eliminar
  9. Buena reseña. Comentas que se puede jugar en solitario. Puedes decirme como son las reglas para jugar en solitario?. O donde puedo conseguirlas? Eso si , en nuestro idioma, jeje. Gracias .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te las traduzco un poco a vuela pluma de las que vienen en la expansión.
      - Se juega co 50 puntos.
      - La fila central se hace de la misma manera, pero cada vez que compres una carta, o derrotes un bichejo, la nueva carta se coloca en el extremo izquierdo, desplazando todas hacia la derecha (no se coloca en el hueco dejado por la que has comprado/matado)
      - El primer turno siempre lo empiezas tú, y se supone que juegas contra Samael (un bicho de los malos), que al final de cada uno de tus turnos, adquiere o derrota a las dos cartas del extremo derecho de la fila. Estas cartas no las usa con su habilidad, sólo sirven para sus puntos finales. Igualmente, los monstruos eliminados por Samael no usan su habilidad, sólo le dan los puntos, y los monstruos van a la pila Void, no se los queda Samael en su mazo (es decir, que la habilidad de Samael de que los monstruos derrotados puedan ir a tu mazo, cuando lo has derrotado a él, se ignora).

      Y ya está, al final de la partida el que más puntos tiene, gana (super original)

      Espero que te haya servido

      Eliminar
  10. Yiyeru a.k.a. Batavio6 de octubre de 2014, 21:47

    Me gusta mucho la mercánica de los DBG, pero sorprendetemente no he encontrado ninguno que me parezca un "must have" con mayúsculas.

    Pero de todos los que he probado, me quedo con este de lejos.

    Dominion -> No me gustó ni un poco, creo que el que sepa jugar y se conozca las cartas puede apalizar sin compasión (en Ascension esto no pasa)

    Thunderstone -> No me gusta mucho aunque he de reconocer que es el más temático, el juego sólo funciona si hacemos determinados escenarios y eso me parece una pega.

    Quarriors -> Esto lo cuento como DBG aunque en este caso la D sería "dice" en lugar de "deck", es entretenigo, pero no me deja mucho poso...

    En espera de probar el Nightfall, recomiendo (por ser bastante divertido de jugar) este Ascension (sólo o con su expansión "Return of the fallen")

    ResponderEliminar